jueves, 28 de agosto de 2008

El hijo Varón

Este género cuenta con tanta belleza como la de todo hijo. Las madres que nos cultivamos para educarlo, sabe de memoria que es una obra que se tallará , no sólo con amor, también con firmeza y distancia.
Por aquello, de que ya adultos no veneren a su madre como la mejor mujer. Simplemente como lo que es, su madre quien ha sido instrumento para darle la vida, cuidarlo y educarlo para que llegue a ser " un hombre de bien ".Cada obra es única. Además cuenta con los genes del padre también.
Mostrarle el camino sin miedos, con seguridad, con honradez siempre y muy por sobre todo " con el ejemplo ".La mejor manera de aprender. Aunque uno se equivoque tantas veces. Uno crece a la par sin duda.
El hijo varón con su torpeza de niño, deja ver lo varonil de su esencia.
Lograr la comunicación permanente, desde todos los lugares , en todas las etapas de crecimiento ya que sólo de esa forma enfrenta todo tipo de situación que la vida le presenta.
Los mimos lógicos, la ternura necesaria, la asistencia en todos sus actos. Desde los que participa de niño hasta el acompañamiento de adulto. Siempre están observando si nos olvidamos de algo referente a ellos.
Entre el ego y los celos y ese apuntalamiento que requieren .
Serán los jueces de nosotros mismos, como lo fuimos nosotros mismos de los nuestros. Comentario de mi padre biológico, que se me grabó a fuego.
Ya adulto, los papeles se invierten. El hijo varón protege, acompaña, besa a su madre en la frente.Les nace el respeto por uno ante la vida misma.
Esta obra mía, ha sido con esfuerzo, trabajo mucho y muy afectiva. Aunque no se use, aunque no se vea.Fue una elección. Vivir para enseñarle a hacerlo.
Y agradezco a Dios el haberme permitido hacerlo y hoy como un espectador, ver la obra con orgullo.

2 comentarios:

juan borges dijo...

muchas gracias por tus palabras en mi blog, un gusto conocerte..

juan borges

Nerina Thomas dijo...

Mi blog está de fiesta por tu llegada. un abrazo