martes, 10 de marzo de 2009

Hacer silencio




Quizás sea la madurez que está ya en mi vida. Y por ello callo mas veces. Ya escucho. Miro hacia adentro, mi paraíso. Todo a mi alrededor gira como lo hizo siempre, sólo que soy yo la que está distinta. Como dice mi hijo:" mi mamá está mucho mas allá del bien y del mal.
Busco los lugares tranquilos, las relacionas humanas más a fin, la música más serena, no miro televisión hace tiempo, escucho radio a veces, descanso un rato luego del almuerzo, la tranquilidad ya habita en mí.
El silencio es mi aliado. Con él me abrazo, me meso hasta cuando escribo.
Hoy ya en esta etapa de la vida, me place su presencia.
Está conmigo, hasta cuando leo y escribo. La música se mezcla por momentos con el mismo y mientras vuelo, con mi imaginación y lo que siento.
Y hoy más que nunca disfruto del mismo
Se tendrán que ir acostumbrando los que me rodean, la serenidad habita en mi vida.
Ya respondo si me hablan, pero hablo poco y llama la atención a muchos. Como que he cambiado la manera, la forma en el diálogo.
Desde hace años que visito la playa sola. No me es imprescindible la compañía física.Si cuento con ella, la disfruto, comparto la charla, el encuentro, soy feliz en ese tiempo.
Como plasmé en un escrito, el silencio es mudo y tan constructivo!!!

23 comentarios:

mia dijo...

Precioso Nerina querida.

Siempre he creído y sostengo

que las elocuencias viven y pueblan

estos silencios....

Un pájaro,una ola le interrumpen

y brotan poemas del herrumbre

y la memoria............

besos, rocojo una magnolia

y me la llevo.....

Maria dijo...

Certamente já vivi uma vida de alegria contigo
homem compacto
deliberadamente estabelecido em aparências(...)
incitado porém reafirmado-(...)-,
certamente já vivi uma vida de alegria contigo.

Passos largos
rápidos
olhar firme
se transforma em moldura
com detalhes minuciosos

Modelo singular
sem qualquer risco
Sem demonstrar nenhuma vontade de indultar-me
ou a si mesmo(...)
Vai embora sem nenhuma citação
Sem saber se possui o bem da terra
movimentos juntados em seu corpo
são filtrados em si mesmo
em linhas silenciosas...sem sentimentos
reais.

Angeles dijo...

Hermosas palabras llenas de silencio. Es que cuando uno lo conoce y lo saborea es delicioso.
Un abrazo.

grettel j. singer dijo...

nerina, a mí me pasa algo parecido, con los años voy cambiando. ahora me gusta mucho más escuchar que hablar.
linda tu página.
un beso

Adrisol dijo...

hola nerina!!!!!

concuerdo con vos!!!!!
decidí hacer un pequeño invernáculo en el fondo de mi casa, para eso........para estar sola
en contacto con la naturalez, con mis reflexiones, sembrando, cantando.
tal vez sea la edad, que sé yo.....pero necesito ese tiempo.
disfruto estar con amigo, pero un rato.
gracias por compartir tu experiencia de vida que nos hace pensar
un abrazo, reina

Juan dijo...

Nerina

Comparto tus sentimientos.

El silencio es muy buen compañero de viaje.

Muy hermoso post que nos permite reflexionar sobre nuestro espacio interior y sobre lo que nos rodea, muchas veces muy superficial, por lo que no debemos navegar por esa zona, sino buscar lo que nos alegra el alma, lo que nos satisface y lo que nos permite continuar avanzando por la senda de la paz y del amor.

Un abrazo.

Juan Antonio

QUEMANIA dijo...

Cuánta razón tienes Nerina

Casi sin saber el porqué, el silencio llena relaja y satisface en nuestras vidas maduras...

Millan dijo...

Espero llegar a un día en que esté, yo también, más allá del bien y del mal.
Besos.

cynthia dijo...

Ayy cuanto me falta para llegar a ese silencio, creo que son etapas de la vida, la mía todavia está en alboroto en tormentos en alocados y caprichosos momentos, pero los disfruto porque se que luego se van, se alejan, y llega esa tranquilidad y silencios que tanto deseamos...
Igualmente tengo mi oasis mi rincon mi auxilio en casos de caos, uno necesita de uno mismo del estar solo y de escuchar solamente el alma y su eco en la mirada, asi mis mundo interior que acuno y guardo más alla de todo.

besos muchos... gracias por compartir tu silencio....

cariños.

Luz de Gas dijo...

Me quedé en silencio escuchando el mar, leyendo tus palabras, y escuché el silencio.

Gracias

Miguel Ángel Bruno dijo...

Besitos sin ruidos desde nuestro común silencio

mara y cuyá dijo...

Nerina
me alegro tanto que disfrutes y te sientas feliz en esta etapa de tu vida...
prefiero una buena compañía a la soledad...pero cuando no se da le saco provecho también a ella y hasta la siento amiga.

Besitos

Lourdes dijo...

Debe ser cierto eso, eh?
Conforme cumplimos años, preferimos la tranquilidad. Y eso suele traducirse en estar solos, en silencio y disfrutando de esos momentos.
No es que no queramos estar con gente, no es eso. Es que a veces, necesitamos estar solos.

Un beso, Nerina.
Me ha encantado el post. :)

sedemiuqse dijo...

Me identifico contigo....
Yo hace años que no veo televisión . ni radio, ni prensa
vivo en el campo en soledad y estoy feliz.
Besos y amor
je

Lobo Atento dijo...

Eres genial Nerina!
Yo todavia no he llegado a ese momento, pero espero algún día llegar y difrutar tanto del silencio, de la calma...
Un besazo

Laura dijo...

A veces, los silencios dicen más que las palabras.
A veces el silencio, resuena como música en el alma.
Porque el silencio, amiga, es la voz de los que aman.

Besos miles preciosa.

Poetiza dijo...

Amiga, me identifico plenamente en tus palabras, soy amante del silencio, amiga de la soledad.....Pero aun no llega esa calma que necesito, deseo y llamo.....espero..... Legan muy hondo tus letras, gracias. Cuidate, besos.

La Gata Coqueta dijo...

Esa paz espiritual en la cual se esta acompañado con la soledad, es adquirida a base de mucha meditación, eso que normalmente no se hace muy a menudo o casi nunca y es una gran perdida de conocimiento de nosotros mismos, donde podremos llegar a saber que es lo que más nos llena, recapacitando con el entorno que nos esta rodado, si es correcto o incorrecto para nuestra mente...

Y así poder inclinarnos hacía el lado que más nos haga sentirnos protegidos emocionalmente.

Un abrazo.

Camaleona dijo...

Buf... has conseguido relajarme durante unos minutos... me has transmitido tu sererenidad... voy a ver si consigo mantenerla el resto del día... aunque para mí todavía no ha llegado ese momento, de vez en cuando se agradece sentirse tan en silencio. Gracias por este momento.

Alfonso dijo...

Yo también amo el silencio. Por eso mi pareja me gusta. Arma mucho escándalo con sus risas y sus jaleos. Pero luego me deja ese espacio mío para estar callado , Sólo. Entonces oigo lo que nadie oye. Que bien escribes y cuanto grande eres. Suerte con tus trámites. Alfonso.

Terly dijo...

También a mí me gusta conversar conmigo mismo, pero cambio el silencio por una noche abrileña de mi Extremadura adornada por millones de estrellas y escuchando, eso sí, el cántico de la noche tan sólo interrumpido de vez en cuando por el de la lechuza, que parece ordenar silencio para disfrutar mejor de ese concierto.
Un beso y de nuevo gracias por los comentarios en el blog de mi madre.
Un beso.

el cuervo dijo...

Precioso, realmente precioso

Luis Carlos dijo...

Nerina:
Grande tu homenaje a la palcidez y al silencio que llega con la madurez y los paso bien dados que no merecen comentario de retorno. Grande tu valor de querer entregar parte del puñado de banderas con las que caminaste mientras decías presente
Un beso

Luis Carlos

"Saudades da volta" (colordelamadera.blogspot.com)