viernes, 21 de octubre de 2011

El sueño


El que a veces se interrumpe
sin saber el motivo
a altas horas de la noche
con un libro abierto
apoyado en mi regazo.

El que se necesita siempre
luego de una jornada única
de horas con terapia
y tareas muchas.

El sueño que repara
para descansar la mente
y aquietar el cuerpo
estirar las piernas
las manos mismas.

La energía se renueva
el alma se habita
de ángeles únicos
que acarician mi pelo.

El sueño se interrumpe
un café en madrugada
y tecleo versos
que se expresan solos
a las dos de la mañana.

Mi almohada me espera
con sábanas nuevas
y el arco iris en ellas
se refleja.

El sueño es necesario
para comenzar de nuevo
un día pleno.



2 comentarios:

Gustavo Figueroa V. dijo...

Estimada amiga Nerina:

Visito por primera vez tu página y me encuentro con este bello poema tuyo que envía un mensaje importante en relación con el sueño.
En la vida todo es útil y no hay que descuidar para nada el momento del un sueño reparador.
Recibe mi saludo desde Suecia.

Y Otros Paisajes.. dijo...

preciosa entrada! un fuerte abrazo!