sábado, 11 de febrero de 2017

Sindrome metabólico

El síndrome metabólico es un grupo de condiciones que lo ponen en riesgo de desarrollar unaenfermedad cardiaca y diabetes tipo 2. Estas condiciones son:
No todos los médicos están de acuerdo con la definición o la causa del síndrome metabólico. La causa puede ser resistencia a la insulina. La insulina es una hormona que produce su cuerpo para ayudar a convertir el azúcar proveniente de los alimentos en energía para el organismo. Si usted tiene resistencia a la insulina, se acumula un exceso de azúcar en la sangre, preparando el escenario para la aparición de la enfermedad.

Descripción general

¿Qué es la resistencia a la insulina?

El cuerpo transforma la mayoría de los alimentos que come en glucosa (una forma de azúcar). La insulina es una hormona producida por el páncreas que permite que la glucosa ingrese a todas las células del cuerpo y sea usada como energía.
En algunas personas, los tejidos del cuerpo dejan de responder a la insulina. Los médicos se refieren a esta afección como resistencia a la insulina. Si tiene resistencia a la insulina, el cuerpo hará más y más insulina, pero como sus tejidos no responden a ella, el cuerpo no puede usar la glucosa en forma adecuada.

¿Qué es el síndrome metabólico?

La resistencia a la insulina a menudo va acompañada de otros problemas de salud, como la diabetes, el colesterol alto y la presión arterial alta. Estos problemas son todos factores de riesgo de enfermedades cardíacas. Cuando una persona tiene muchos de estos problemas al mismo tiempo, los médicos comúnmente lo llaman "síndrome metabólico". A veces se llama "síndrome de resistencia a la insulina" o "síndrome X". Muchas personas que tienen diabetes tipo 2 también tienen síndrome metabólico.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa del síndrome metabólico?

Una serie de factores pueden actuar en conjunto para provocar el síndrome metabólico. Una persona que consume demasiadas calorías y demasiada grasa saturada, y no realiza suficiente actividad física podría desarrollar síndrome metabólico. Otras causas incluyen la resistencia a la insulina y antecedentes familiares de los factores de riesgo del síndrome metabólico.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

Su médico le hará un examen físico y análisis de sangre. Este puede diagnosticar el síndrome metabólico si, al menos, 3 de las siguientes afirmaciones son verdaderas:
Mientras más factores de riesgo tenga, más alto es su riesgo de tener una enfermedad cardíaca.
  • Tiene sobrepeso o es obeso, y tiene el peso alrededor de la parte media del cuerpo. Para los hombres, esto significa una cintura que mide más de 40 pulgadas. Para las mujeres, significa una cintura que mide más de 35 pulgadas.
  • Tiene la presión arterial más alta que lo normal (130/85 mm Hg o mayor).
  • Tiene una cantidad de azúcar más alta que lo normal en la sangre (nivel de azúcar en la sangre en ayunas de 110 mg/dl o mayor).
  • Tiene una cantidad de grasa más alta que lo normal en la sangre (un nivel de triglicéridos de 150 mg/dl o mayor).
  • Tiene un nivel de colesterol de la lipoproteína de alta densidad (HDL, por sus siglas en inglés) más bajo que lo normal. El colesterol HDL se conoce como colesterol "bueno". Para los hombres, esto significa un nivel de HDL menor de 40 mg/dl. Para las mujeres, significa un nivel de HDL menor de 50 mg/dl.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer para mejorar mi salud?

Un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir el síndrome metabólico. Esto incluye bajar de peso si tiene sobrepeso, hacer más actividad física y seguir una dieta saludable. Además, si fuma, debe dejar de hacerlo.
Si usted ya tiene síndrome metabólico, hacer estas elecciones para un estilo de vida saludable puede ayudarlo a reducir su riesgo de tener una enfermedad cardíaca y otros problemas de salud. Si solo los cambios en el estilo de vida no pueden controlar los factores de riesgo de enfermedad cardíaca, como por ejemplo, la presión arterial alta, es posible que su médico le recete medicamentos para ayudar.

Mantenga un peso saludable

Su médico puede medir su índice de masa corporal (IMC) para determinar un peso saludable para su estatura. Puede ayudarlo a elaborar un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso y a mantener su peso con una dieta saludable y actividad física regular.

Haga más actividad física

No hacer actividad física es uno de los mayores factores de riesgo de enfermedades cardíacas. Es importante hacer algún tipo de ejercicio en forma regular. Empiece por hablar con su médico de familia, en especial, si no ha estado activo durante un tiempo. Es posible que deba comenzar con ejercicios suaves, como caminar. Luego puede aumentar en forma gradual la intensidad del ejercicio y su duración. Una buena meta para muchas personas es llegar a hacer ejercicio 4 a 6 veces a la semana de 30 a 60 minutos cada vez. Un mínimo de 120 minutos a la semana es lo mejor para una buena salud. Su médico puede ayudarlo a fijar una meta que sea adecuada para usted.

Siga una dieta saludable

Cuando se combina con ejercicio, una dieta saludable puede ayudarlo a bajar de peso, a reducir su nivel de colesterol y a mejorar la manera en la que funciona el cuerpo. Los alimentos altos en fibra dietética deben ser una parte regular de su dieta. Debe comer varias porciones de frutas, verduras y pan integral todos los días. Además, limite la cantidad de grasa saturada, grasas "trans", sodio (sal) y azúcar agregada en su dieta.

No fume

Si fuma, su médico puede ayudarlo a elaborar un plan para dejar de hacerlo y brindarle asesoramiento sobre cómo evitar empezar nuevamente. Si no fuma, ¡no empiece a hacerlo!

Preguntas que debe realizar a su médico

  • Tengo diabetes tipo 2. ¿Es posible que tenga síndrome metabólico?
  • Tengo síndrome metabólico. ¿Debo realizarme pruebas para detectar diabetes?
  • ¿Debo hablar con un dietista sobre cambiar la manera en la que como?
  • ¿Qué tipo de ejercicio es el mejor para mí?
  • ¿Existe algún medicamento que deba tomar para el síndrome metabólico?
  • Mi madre tiene diabetes. ¿Tengo un riesgo más alto de desarrollar síndrome metabólico?

El bienestar comienza con una dieta saludable. De hecho, el consumo de alimentos saludables mejora muchos problemas de salud. Entre ellos se encuentra la presión arterial alta (hipertensión). Los alimentos adecuados pueden bajar la presión arterial. El médico puede recomendar la dieta DASH (cuyas siglas en inglés corresponden a “Enfoque Alimentario para Detener la Hipertensión”) para bajar la presión arterial y el colesterol LDL (colesterol malo).
La dieta DASH promueve una dieta equilibrada y el control de las porciones. Lo anima a incorporar más frutas y verduras, alimentos integrales, pescado, aves, frutos secos y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa en su dieta diaria. Se recomienda reducir los alimentos con niveles altos de grasas saturadas, colesterol, grasas trans, los dulces, las bebidas azucaradas, el sodio (sal) y las carnes rojas.
Algunas personas tienen la presión arterial alta debido a antecedentes familiares. Para otros, la mala alimentación, la falta de ejercicio u otra afección puede ser la causa. Las personas que tienen presión arterial alta a menudo toman medicamentos. Sin embargo, la dieta y el ejercicio pueden ayudar a bajar la presión arterial alta, incluso si esta se debe a sus antecedentes familiares.

Camino hacia el bienestar

Seguir la dieta DASH es simple. No requiere ninguna comida especial o previamente envasada. Se basa en muchos alimentos básicos que usted ya tiene en su casa. Si sigue la dieta DASH, consumirá alrededor de 2,000 calorías cada día. Estas calorías provendrán de alimentos diversos.
Las recomendaciones de la dieta DASH incluyen:
  • Cereales integrales (6 a 8 porciones al día).
  • Vegetales (4 a 5 porciones al día).
  • Frutas (4 a 5 porciones al día).
  • Leche y productos lácteos con bajo contenido graso o desgrasados (2 a 3 porciones al día).
  • Carne magra, aves y pescado (6 o menos porciones al día).
  • Frutos secos, semillas y legumbres (4 a 5 porciones a la semana).
  • Grasas y aceites saludables (2 a 3 porciones al día).
  • Dulces, preferentemente con bajo contenido graso o desgrasados (5 o menos a la semana).
  • Sodio (no más de 2.300 mg al día).
  • Si bebe alcohol, limite el consumo a 2 bebidas o menos por día para hombres y 1 bebida o menos por día para las mujeres.
  • Para reducir la presión arterial aún más, reemplace algunos carbohidratos de la dieta DASH con proteínas bajas en grasas y grasas insaturadas.
  • Para bajar de peso, reduzca las calorías diarias a 1,600 por día.
  • Reduzca su consumo de sodio a no más de 1,500 mg por día si tiene 40 años o más, es afroamericano o ha sido diagnosticado con hipertensión.
Adapte la dieta DASH para satisfacer sus necesidades. Por ejemplo, comer muchas frutas, verduras y cereales integrales puede proporcionar cierta protección contra el cáncer, la osteoporosis, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes. Es posible lograr resultados inmediatos con la dieta DASH. La presión arterial podría bajar un par de puntos en tan sólo 2 semanas. No obstante, siga tomando su medicamento para la presión arterial y consulte a su médico.

Cuestiones a considerar

No se desanime si seguir la dieta DASH resulta difícil al principio. Comience con metas pequeñas y alcanzables. Las siguientes ideas pueden ayudarlo a realizar cambios saludables.
  • Es más fácil realizar un seguimiento de los alimentos si se lleva un registro de lo que come cada día. Anote el contenido de sodio cuando sea posible.
  • No se dé por vencido si la dieta DASH parece abrumadora al principio. Trate de hacer uno o dos cambios a la vez hasta que pueda hacerlo todo.
  • Aprenda a leer las etiquetas. Si conoce el tamaño de la porción, sabrá la cantidad de sodio que está consumiendo por porción.
  • Reduzca la velocidad cuando come.
  • Haga ejercicio.
  • Use especias y hierbas para dar sabor a los alimentos, en lugar de sal.
  • Elija menos alimentos procesados ​​(comidas congeladas, sopas enlatadas, mezclas empaquetadas, etc.). Estos contienen más sodio.
  • Busque alimentos que digan “sin sal”, “sin sodio” y “bajo contenido de sodio”.
  • Evite los alimentos fritos. Para reemplazarlos, gratine, hierva, ase o cocine los alimentos al vapor.
  • Aplique sus nuevos conocimientos también a la comida que pida en restaurantes. Evite pedir comida con ketchup, mostaza, pepinillos o salsas. No agregue sal. Y si tiene tiempo, pregunte al camarero cómo se prepara la comida.
  • Reduzca el consumo de alcohol hasta lograr porciones aceptadas por la dieta DASH.
La mayoría de los alimentos populares están llenos de sal. Estos son los miligramos (mg) de sal que consume con:
PorciónContenido de sodio
¼ de cucharadita (cdta.) de sal de mesa575 mg
½ cucharadita (cdta.) de sal de mesa1.150 mg
1 cucharadita (cdta.) de sal de mesa2.300 mg
1 perro caliente460 mg
1 hamburguesa común de comida rápida600 mg
2 onzas de queso procesado600 mg
1 cucharada (cda.) de salsa de soja (soya)900 mg
1 porción de pizza congelada de carne y vegetales982 mg
8 onzas de papitas fritas de paquete1.192 mg

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Puede la cafeína aumentar la presión arterial?
  • ¿El estrés puede aumentar la presión arterial?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de la mayoría de los medicamentos para la presión arterial?
  • ¿Son aceptables ciertos alimentos congelados, como las frutas sin azúcar agregada?