viernes, 5 de abril de 2019

Viviendo



Cuando se va viviendo
se acumula información
situaciones crueles, a veces
otras que asombran 
y hasta  desconciertan.

Uno cuenta con la sensibilidad, 
esa con la que vino a la vida
mas las elecciones de valores
para hacer del paseo, la ruta.

El tiempo corre de prisa
los relojes lo muestran
los años, las canas, los hechos.
El crecimiento de los hijos
la llegada de los nietos.

Cuando  contamos con la vida
vamos dibujando el día a día,
buscamos la música que acaricia
el encuentro que nos da placer
y la labor preferida.

La sensibilidad aumenta, crece
y cada secuencia se disfruta
o entristece. 
Ya nos iremos con ella moldeada
aceptando a cada una.

Vamos escribiendo la historia
esa que no se ofrecerá
en una librería
ni en la feria del libro.
La de cada uno.

La que cuenta con nombre y apellido.
La de los ancestros a cuestas.
Quien tiene un árbol único.
La que elaboramos en cada acto
la misma que sellamos en una foto.

Así.
Hasta que un día,  el señalado
seremos memoria
para quienes registraron
nuestra existencia.

Nerina Thomas