martes, 28 de abril de 2009

"El viento"


Debe ser hijo de un mago, pues no se ve ni se toca. Aparece como por arte de magia.
Se siente siempre, cuando llega.
Por momentos es inadvertido, en un tiempo..fuerte, en otros leve.
Los que se interesan por la temperatura, lo denominan con apellidos.
Viento norte, sur, según la descendencia. Siempre se especifica cuando se habla de él.
A las hojas de los árboles, las amontona...como que trata de enseñarles, eso de ser unidas. Y se abrazan, se empujan, pero ninguna hace objeción por nada. Ni siquiera cuando se humedecen por la lluvia.
El viento sopla, casi siempre anunciando una tormenta, como todo caballero de la naturaleza nuestra.
Nos roza la cara, caminando por la calle o por la playa, hasta cruzando un patio si es que ha llegado.
Es necesario reconocerlo, darle un lugar.
Danza muchas veces. Prefiere las hojas de compañía y hasta suelen jugar a la popa y a la rayuela.
Les cuesta a ellas, tirar el tejo y él con un soplo lo hace caer donde corresponde.
Sustantivo en la gramática.
Molesto, para algunos seres.
Desordena todo ámbito cuando llega.
Los vidrios estrenan cortinas beige por sus travesuras.
En verano, para que no lo extrañen, se hace presente como brisa.
En los caminos de tierra, hace de las suyas.
Es un integrante más de la naturaleza.
Nosotros, los poetas siempre lo tenemos en cuenta.

19 comentarios:

Ana dijo...

El viento de Levante inspira mis letras...
Muchos besos preciosa.

Alfonso dijo...

Los andaluces de la provincia de Cádiz, somos de los pocos que al hablar de nuestro viento característico, el Levante, un viento seco, fuerte, que viene del desierto del Sahara, y nos vuelve medio locos, porque nos axfisia de calor y polvo, usamos calificativos para indicar su intensidad.
Levante, levantera y levantazo.
Levante, cuando sopla de una manera soportable.
Levantera, cuando es fuerte, levanta mucho polvo y es molesto en la calle.
Y levantazo, cuando ya es un temporal, e impide incluso, el paso por el EStrecho de Gibraltar de España a Africa.
Saludos :)

Terly dijo...

Otro viento, querida Nerina, a veces, nos trae el polen de la amargura y lo siembra en nuestras almas, afortunadamente sólo algunas veces.
Un beso.

Lourdes dijo...

Y nos alborota el cabello...
Y nos acaricia la cara...
Pero a ratos, tb nos la abofetea.
Depende del día que tenga el viento, no?
jeje

Besos, Nerina.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

ahh que sería de las palabras sin el viento??
sólo pequeños sonidos caídos
el viento en cambio las eleva y las traslada , las multiplica y las renueva.
Viento amo de caminos y de distancias
precencia intangible pero poderosa:=)

muakis de sol

Tumulario dijo...

Nerina, precioso post, me ha recordado un cuento africano que contaba amis niños cuendo eran pequeños y que si lo encuentro te podré en un post próximo.

un abrazo desde el túmulo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

el viento es tan bonito como leerte. Besos.

Arantza G. dijo...

Que el viento lleve hasta tí mi cariño y el sonido de mi risa, que te acaricie cuando estés triste y recuerdes que aquí, tienes una amiga.
Un beso grande.

Soñadora dijo...

No podías haber elegido una música mejor para acompañar estas palabras que el viento llevó hasta mi casita.
Besitos,

Adrisol dijo...

hermoso homenaje al viento!!!!!
muy pocos lo tienen en cuenta para agasajar!!!
vivimos y sufrimos todos los vientos, pero el viento norte, nos vuelve locos.............le dicen el viento de los locos!!jajjaja

con este suave viento llegan tus palabras hasta mi casa....
gracias, reina
besossssssssss

cynthia dijo...

ayyyyyyyyyy el viento cuantas metáforas... besos mimos caricias y sentires con el... abrazados suspirados volados, gran amigo de poetas... sisi inspiración profunda entera y sublime.

besos muchos pero muchos.

muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Camaleona dijo...

Las tardes de agosto en la terraza de mi madre, mirando al mar, el viento de levante soplando.

sedemiuqse dijo...

Que bonita entrada
besos y amor
je

mara y cuyá dijo...

Precioso Nerina...hay que saber escuchar al viento. A mí me gusta soñar que me trae palabras lejanas...y que las puedo soplar al viento para que las lleve a destino.
Será que mi viento es el viento norte?...el de los locos?

Un abrazo...y que no venga todavía el viento sur. Que nos deje disfrutar la visita.

Walter Portilla dijo...

Querida Nerina, interesante descripción del viento. Viento que con mucha razón se utiliza en poesía, el amor llega a veces como viento, el suspiro es una ráfaga tenue de viento, la sonrisa es una huella que nos deja el viento. Excelente entrada Nerina.
Un abrazo enorme, enorme como el viento.

Steki dijo...

En Mendoza tenemos el Zonda y no es para nada agradable. Mucho calor, humedad a 0. La gente mayor lo padece mucho. Se siente peor en San Juan, en realidad, es oriundo de allí. Nosotros lo ligamos de rebote, jaja.
Buena semana, amiga.
BACI, STEKI.

Anónimo dijo...

Preciosa descripción del viento; el que acaricia nuestro rostro, desordena nuestro cabello o inclina sometida a la lluvia, barriendo sus lágrimas del cristal de nuestra ventana.
Pero desgraciadamente existe otro viento traicionero, que en tierra diezma su fuerza, pero que en la mar te enseña a creer en Dios y a rezar sin pudor, que levanta montañas de mar y hunde en abismos los barcos que navegan sus aguas. Ese viento rugiente es inolvidable y lo llevamos grabados en nuestras mentes los que en muchas ocasiónes nos tuvimos que enfrentar a él. Yo prefiero sin duda el que tan poéticamente describes y si me apuras, también el "pampero" , que aunque molesto, siempre cabe la posibilidad de adentrate en el Plata para mitigar sus efectos nocivos.
Felicidades y recuerdos a mi Buenos Aires querido.
SIMBAD

Marga Fuentes dijo...

El viento, que nunca me gustó, tus hermosas palabras hacia él, hicieron que cambiara de opinión.
Preciosa la forma de escribirlo.
Un abrazo con cariño,

Colo dijo...

El viento solo me gusta en algunas oportunidades... cuando puedo apreciarlo...

Hoy con tu post lo vi mas lindo, muy especial!!!!

Mi hijo menor adora el viento, cuando mas fuerte sopla el mejor se siente...

Un abrazote!