miércoles, 23 de junio de 2010

Poesía de Nerina "Nostalgia"





Si miro, descubro
un cielo gris
la noche silenciosa
mis pies cansados
y deseos de dormir.
Mitad de semana,
la agenda completa,
el invierno ha llegado
y ya no hay hojas
que pisar.
Desnudos están ellos
y nadie los abriga
ni nadie les explica
que ya pasará.
La casa está vacía
no hay niños que corran
ni ruidos molestos,
sólo recuerdos
de aquellos tiempos.
La lámpara encendida,
un libro me espera,
el café con crema
y elegir que ropa
me abrazará mañana.

9 comentarios:

Lourdes dijo...

Huy, pues un matiz triste sí que tiene tu poema. Pero claro, es lo que tiene la nostalgia, no? Que a ratos pensamos que cualquier tiempo pasado fue mejor.


Besos, Nerina!!

Roberto Esmoris Lara dijo...

Descansa tus alitas, Neri, son muchos vuelos! La soledad cada tanto nos viene a borrar la palabra,aunque creamos estar acompañados. pero vos, mi Neri, tenés tantas almas que te acompañan que ya sos multitud :)
Besos, amiga querida, abrazo esa nostalgia con todo el corazón!

elisa...lichazul dijo...

que cierto eso que la ropa nos abraza y nosotros a veces nos escondemos detrás de ellas sin pensar

nostalgias recorridas
una rutina que nos marca el compás

besitos de luz

Juan dijo...

Nerina, iempre es un placer visitar tu blog.

El poema es nostalgia pura, pero siempre hay un mañana que será optimista y alegre.

Un fuerte abrazo.

Juan Antonio

Catalina Zentner dijo...

Que el descanso ahuyente la tristeza.
Y la poesía siga alimentando tu alma.

Abrazos,

victormanuelguzman@yahoo.com dijo...

Saludos cordiales mi querida Neida. felicitaciones por el poema. Bien narrado sobre lo que es el transcurrir de la vida y las secuelas del paso del tiempo.
Lo importante es no dejarse llevar por la rutina sino que cada día sea un nuevo despertar, con expectativas, sueños y transformaciones, así la vida tiene nuevas propuestas.
Con mi afecto
Víctor Manuel

Alfonso dijo...

Bonitas y tristes palabras, que terminan con algo muy importante, el mañana. Eso sí que es un regalo :)

Laura dijo...

Ahí está la diferencia: no eres un árbol, aunque tus ramas nos envuelvan...algo de ropa siempre te abrigará mañana.

Un beso enorme!!!!

Marta Alicia Pereyra Buffaz dijo...

¡Mucha melancolía, Nerina!

¡Así es la vida, querida escritora!

Después tendremos que suprimir la crema en el café... por el colesterol...

Besos.