jueves, 24 de noviembre de 2011

"Mi viejo partió hace quince años hoy"


Papá:

Estuve tan inquieta ayer todo el tiempo. Y decidí no salir de casa, creyendo que eran mis demasiadas exigencias a mi misma, entonces me fui ha acostar temprano. Pero decidí levantarme y ahora comprendo.... cada año en esta fecha recuerdo sin proponermelo - el mensaje recibido hace quince años - cenando con mi madre putitativa. Fue un fuerte dolor en mi pecho y expresé: "mi papá se siente mal ".

Esa comunicación maravillosa, que entre ambos existía. Un aviso. Una despedida.
A la mañana del hecho, había fallecido.
Luego de una caminata por el Parque Urquiza, durante la mañana. Era domingo y regresaba del cementerio a ordenar el lugar donde dije Adios! a mi hija, cuando me esperaba gente en la puerta de mi casa para hacerme conocer el deceso.

A los tres meses exactos de mi hija.
Aún me asombra ese amor único que nos unia, ese idioma que creamos por el respeto que nos teniamos, a pesar de los escépticos.
Han pasado los años y seguimos conectados.
Hoy sentí tu mirada y tu brazo, ese que tomaba cuando caminábamos por la calle juntos.

Tu conducta intachable como "Padre". Tus ejemplos diarios y hasta los desayunos con individual y tostadas cada mañana.
Tus zapatos siempre lustrados y brillosos antes de comenzar la jornada. Hasta nos hiciste una manga con elástico para no ensuciarnos la ropa, cuando lustrábamos los nuestros. Porque siempre nos diste la caña y nunca el pescado. Debíamos afrontar el crecimiento , sumar la voluntad y la perseverancia para el resto de la vida.

Extraño esas charlas en tu escritorio, donde nunca me interrumpiste hasta terminara, aunque luego me sugirieras tu mirada al respecto.
Tus silencios .... que decian tanto, cuando día a día me llevabas a la escuela y hasta íbas a buscarme a la facultad a las diez de la noche, para llegar a tiempo a ver Kun Fú.
Esos detalles de los padres con sus nenas.

Recuerdo con alegría tantos momentos compartidos!!! Tantas vacaciones juntos, no olvidaré nunca tu alegría al tocar la nieve en Bariloche!! Ese rostro tuyo de niño al disfrutar el hecho.
Como tampoco dos frases que guardé para siempre: - mirá hija que casarse no es foguete!!! -
Y ....... - estás segura que querés divorciarte? -

Admiraste de mi, mi fuerza y mi fe. Mi personalidad también, sin advertir que fuiste mi ejemplo.
Aunque tu dolor te llevó tras mi hija.
Ocuparán un espacio de luz juntos, no me cabe dudas.

Fuiste el mejor referente en mi vida.
Quien me educó con la entereza de un hombre cabal y me dejaste de herencia, - la perseverancia ante cualquier circunstancia - igual que - la honradez -
Tus cuidados sin fin, tu ejemplo de trabajo que lo llevo en el orillo y hasta hoy, cuando me encuentro con algun cliente conocido entre ambos, te recuerdan con honorabilidad.
Tu legado ha sido impecable, fuera y dentro de tu entorno.

Y este amor eterno de tu nena.

Nerina Thomas

1 comentario:

Alfonso dijo...

Que curioso querida amiga Nerina. Hemos tenido muy mala suerte tanto tú como yo, pero también a la vez buena. Perdiste a tu hija, yo a mi hermana. Pero tu padre, renunció a todo para irse detrás de ella, para que no estuviera sola, ser su guía.
Mi madre lo hizo al revés, dos años antes se fue, porque no pudo soportar la enfermedad de su hija, mi hermana. Quién sabe si se fue antes, sólo para estar como siempre estuvo, esperándola para que nunca estuviera sola y no le pasara nada.
Abrazossssss muy fuertes desde este invierno del sur andaluz.