domingo, 30 de noviembre de 2008

La lluvia


Voy a escribirle un poema a la lluvia, que se asemeja a una cortina a veces, pues casi siempre la acompaña un rayo o varios y el viento la anuncia por ser prudente.
Salpica, moja y hasta si usamos anteojos nos empaña los vidrios. Los sembrados la aclaman. El trigo la ama como nadie. La soja la necesita.
Los niños añoran su llegada, pues corren a buscar las botas que evitan mojar sus dedos o arruinar sus zapatos. Pues su visita, le permiten chapotear tantas veces mientras van y vienen.
Todos los autos se limpian juntos y las veredas, las calles y los vidrios ni hablar.
Hay sin duda, quien la junta en un recipiente, destilada la llaman.
Y nos rocía si es tenue, hasta nos detiene bajo un lugar cubierto.
Parece un concurso de paraguas la calle, de tanto apuro uno se choca con ellos.Casi nunca además están en condiciones. como no llueve permanentemente no se tienen en cuenta.
Ese apuro nuestro.... por vivir!!
Llueve y me nació esto de escribirle a la lluvia.
Guardo recuerdos muchos, de momentos compartidos con ella. Generalmente nos despeina,Nos des prolija el cabello, lo desordena y en esos momentos nos vemos distintos.
De vez en cuando , hace bien cambiar de aspecto.
Y mientras todos se apuran, el tránsito se amontona, como que cada uno quiere llegar primero.Pocos la disfrutan - no hay tiempo - Eso creen todos. Ni la tienen en cuenta.
Guarda secretos y cuan bellos!!
Nos salpica, nos inunda según el desagüe de la zona donde se viva. Si estamos de a pie, lloviendo mucho no se consigue un carro vacío y se ponen contentos los que viven de ellos, pues su jornal se incrementa.
Al mojarse las calles...el tráfico es peligroso. Aturden los bocinados y es allí cuando nadie respeta a nadie, menos que de costumbre.
Por qué lloverá a veces?
Porque el cielo llora, porque las nubes estallan o quizás porque hay fiesta allá lejos!
Porque se necesita por sobremanera.
Si llueve poco, todos rezongan. Si mucho, todos se mojan. Nunca nadie está de acuerdo. Como casi siempre por todo.
Es parte de la naturaleza.
Habrá que aprender a recibirla. A disfrutar todo lo bueno que nos deja.
Como a cada cosa.
Hoy llueve, como tantas veces y nacieron letras para escribir de ella.
Tiene su encanto. Sólo hay que descubrirlo.

10 comentarios:

Laura dijo...

Hermosísimo Nerina...
Mis días favoritos, como los niños, son los de la lluvia, sin paraguas, con botas. Para chapotear, para cambiar de aspecto, que siempre viene bien.
Para limpiarme y brillar como el cristal. Para desintoxicarme de tanto ruido. Para soñar que soy una planta y crezco.
Hermosísimo Nerina. Me ha encantado.

mia dijo...

Lo has dicho como tú sabes

y así,Lluvia se ve de mejor

traje...

Una vez de tanto en tanto

como para llenar cántaros

y satisfacer campos,

a mi la lluvia y la nieve

me gustan más que sentirles,

verles...

Que no me enfríen,ni me mojen

ni me perturben,ni despeinen!

♥♥♥besos♥♥♥

Mucha de la Torre dijo...

La lluvia es lágrimas del cielo que bajan a la tierra cuando el cielo tiene ganas de llorar.
Besos desde un dia nublado peo sin lágrimas

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo prefiero que llueva cuando estoy en mi camita por la noche ;)

besos.

©Claudia Isabel dijo...

Nerina, yo amo la lluvia. Soy de las que camina lento cuando llueve y jamás uso paraguas...La ciudad de Buenos Aires es la más hermosa cuando llueve, se ve radiante con sus parpadeos de luces...mirar como la gente corre con sus impermebles desde la ventana de un bar es increible!
Un abrazo

pd. hace días que llueve

mara y cuyá dijo...

Qué bella es la lluvia!!! a mí me encanta verla y escucharla..y si es verano, sólo si es verano, sentir que me moja. Cuando la siento, pienso todo el ciclo del agua...de dónde vendrá ese agua? por cuáles torrentes corrió? que sol la evaporó? desde dónde viene viajando en nube hacia mi piel?...muy bello tu escrito a la lluvia. Besos

VIVIR dijo...

Me encanta ver llover... si es en una casa de campo... ¡joder! la mundial... y ese paraguas... con la mujer amada abrazados para ¡no mojarnos por fuera! jajajajaja que arte Nerina... de cualquier cosa le sacamos un romance... viva la vida y vivan las mujeres... y como decia aquel hombre... me gustan tantos las mujeres... que hasta la mia también me gusta.... jajajajajajajajajaja ¡que arte mas grande...! Dios mio...

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Nerina...


La lluvia, que nos inspira tantas cosas y nos trae tantos recuerdos de aquella niñez ya tan lejana.

Precisamente en estos momentos estoy viendo llover a través de la ventana de mi estudio, la ciudad se ve triste y solitaria, los pocos transeúntes corren a protegerse.

Has captado muy bien todo el significado romántico y juguetón de la lluvia.

Un abrazo,

Rafael H.

lichazul...elisa dijo...

la lluvia me lava las nostalgias
sacia mi sed de esperas
y me renueva los labios
para besar otras quimeras...

amo la lluvia y su sonido
así como el otoño
son mis mejores versos

que tengas una excelente semanitaaaa:-)

Lobo Atento dijo...

Hace poco descubrí el placer de hacer rutas en mitad de la lluvia. Mientras las gotas golpean el chubasquero y tu disfrutas viendo el paisaje y oliendo a tierra mojada.

Saludos amiga!